ANTECEDENTES GENERALES DE LA COMUNA DE PICA

La Comuna de Pica se encuentra ubicada en la Región de Tarapacá, es parte de las 5 comunas rurales que tiene esta región y se encuentra dentro de la recientemente constituida provincia del Tamarugal. La superficie comunal es de 8.934,3 km2 y la densidad poblacional de 1.3 Hab./Km2. Al Norte, limita con la comuna de Colchane, con la comuna de Pozo Almonte al Oeste, con la II Región al Sur y con la República de Bolivia al Este.

comuna pica.jpg
Las primeras señales de asentamientos humanos en la este sector, datan de los 6.000 años A.C. y se asocian al Salar del Huasco, por grupos de hábitos cazadores y recolectores, que habitaron cuevas y aleros rocosos cercanos al Lago el Huasco, hoy convertido en salar. Más tarde, se produce la sedentarización humana en el oasis, hacia los 800 D.C., en sitios ubicados en Matilla y Santa Rosita (Pica), ligada al trabajo agrícola que viene a consolidar lo que se ha denominado como el señorío de Pica.

Pica y Matilla fueron conocidas por las expediciones españolas de Diego de Almagro y Pedro de Valdivia (1536-1540), después de lo cuál, a partir de los trabajos asociados a las minas de Huantajaya, el oasis fue poblándose por españoles, quienes comenzaron la plantación de viñedos, cuyo exitoso desarrollo, junto a la floreciente actividad minera de la zona, fue motivo de una importante migración de familias españolas desde el norte y el este, hacia Pica a mediados del siglo XVIII. Se considera el período entre los siglos XVI y XIX, el de mayor población alcanzada en la zona. Pica era un centro productor de alimentos y licores, que eran enviados a Perú, permitiendo la mantención de una población estable en la zona.

Más tarde, numerosas familias de Pica, participan de la industria salitrera de la zona, tales como Luza, Morales, Bustos y Loayza, entre otras. Pica era conocida como un Oasis productor de frutas como uva, guayabas, melones, peras, duraznos, limones pequeños pero ácidos, muy útiles como alimento para las faenas mineras del salitre y en la costa de Iquique.

Cabe analizar, a la luz de los antecedentes históricos expuestos, que si bien es cierto la relevancia que tiene hoy el sector de Pica en la dinámica regional o “zonal” identificada en el pasado se ha visto debilitada por su propio decaimiento productivo, así como por el acortamiento de distancias de otros centros proveedores con mejores volúmenes y precios, gracias a la conectividad vial del país, Pica no ha perdido su vocación proveedora y su posición estratégica, en medio de sitios de alto consumo (Faenas Mineras de Importancia, Comuna creciente de Pozo Almonte, Ciudades como Calama e Iquique) lo que representa una oportunidad de crecimiento concreta hasta no aprovechada por el mundo productivo, especialmente agropecuario y que requiere de la decisión y la adopción de estrategias concretas de orden productivo y de gestión, por parte de los agricultores Piqueños e instituciones pertinentes. En este contexto, no sorprende encontrar en supermercados de la región, proveedores de verduras con origen en la zona central.

 

Close